Las palabras no son suficientes, dílo con flores